Get Information

Conoce México

Del campo a tu mesa: ruta del azúcar en Morelos

Por Erick Iván Rivera

El azúcar es un ingrediente clave para la gastronomía mundial, ¿sabes cómo se obtiene? Este insumo proviene de la caña, una planta que se descubrió desde el año 3.000 a.C en Nueva Guinea y su uso se ha extendido hasta nuestra época.

Gracias a sus condiciones climáticas y geográficas, México a nivel mundial es el séptimo lugar en exportación de caña, anualmente se cultiva la planta en 830.000 hectáreas y hay una producción de 75 toneladas por cada una de ellas. Año con año los agricultores mexicanos cambian de técnica de cosecha para que la calidad de esta planta sea inigualable.

¿Cómo se cosecha la caña en México? ¿Quiénes son los agricultores que se encargan de esta laboriosa tarea? Son preguntas que no nos hacemos a la hora de ponerle azúcar a nuestro café.

Visitamos el estado de Morelos, uno de los principales en producir caña en nuestro país. Esta región es impresionante, la mayoría de las ciudades y pueblos están rodeadas de montañas; las personas no desaprovechan la oportunidad para cultivar distintas frutas y verduras, lo más representativo en esta temporada es la caña.

La ruta de la caña es un recorrido de más de seis horas desde la Ciudad de México, al llegar al estado de Morelos se puede ver, desde el municipio de Cuautla, los sembradíos de plantas cilíndricas duras y huecas por dentro. Los municipios que mayoritariamente se dedican a esta actividad son Cuautla, Ayala, Tlaltizapán, Tlalquitenango y Jojutla.

La mayoría de los municipios en Morelos son rurales. En trayecto a Jojutla observan habitantes, principalmente con sandalias y huaraches, sentados a la sombra de sus fachadas, cubriéndose de la resolana, la mayoría adultos mayores. Es aquí donde la cosecha de la caña cobra muchísimo sentido, aquellos que se dedican a trabajar las tierras salen desde muy tempranas horas, y desempeñan sus labores ante el rayo del sol. Dada la condición económica muchos aún trabajan con su yunta, que es un artefacto que cumple la misma labor que un tractor, sólo que los motores y llantas son dos toros que jalan el arado que remueve la tierra.

El calor es muy abrasador, a pesar de ser temporada de invierno la temperatura media redunda en los treinta y tres grados, la “zafra”, periodo en el que se cosecha la caña, inicia desde el mes de noviembre y termina en marzo. La planta no puede cosecharse año con año, pues se tiene que “dejar descansar la tierra” y los agricultores suelen sembrar jícama, cebolla, otras frutas y leguminosas para fortalecer la tierra.

Los campesinos que aran la tierra, son fuertes y nobles, como Don Juan Pablo Zapata, descendiente del “Caudillo del Sur”, Emiliano Zapata. Es interesante como conserva el ideal de sus ancestros, defendiendo el derecho de cosechar y sembrar la tierra.

Él y su acompañante, de mayor edad, llevan dedicándose al oficio por más de veinte años, enseñando por cuatro generaciones, aún cuándo pasaba el tren por la zona y la caña era transportada en enormes vagones. El proceso de siembra es lento y cuando el tallo cilíndrico es lo suficientemente grande, se quema todo el pastizal debajo de él para eliminar todo aquello que no pertenece a la planta, así como la fauna nociva que pueden llegar a perjudicarlo.

Aunque el proceso es laborioso, tardado y dificil, pues los campesinos comentaron que en muchas de las ocasiones la cosecha no es bien pagada y muchas veces, quien se dedica a esta labor no alcanza a cubrir la inversión que gastó en la siembra, fenómeno que no sólamente ocurre en Morelos, sino en gran parte del país.

Así que cuando consumas el azúcar, que, por cierto, se recomienda hacerlo con moderación, recuerda lo que significa transformar una planta en los pequeños gramos que llegan a tu hogar, además de apreciar las actividades primarias de nuestro país: la de los héroes del campo.

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural