Get Information

Nutrición

Come semillas ¡mexicanas y sanas!

Por Lic. en Nutrición Samuel Hernández Hernández

A través de su historia, México tiene dos grandes problemáticas relacionadas a la alimentación y el estado nutricional de la población. La desnutrición es un problema que ha persistido desde la antigüedad, la obesidad va en aumento, de forma brutal, actualmente el país ocupa uno de los primeros lugares a nivel mundial en obesidad y enfermedades relacionadas con el mismo padecimiento.

La alimentación en México sufrió transformaciones, donde podemos destacar que la base de la alimentación mexicana ocurre en la época prehispánica donde se consumían ingredientes como: el maíz, chile, frijol, calabaza, aguacate y tomate. Alimentos que al día de hoy aún conservamos y consumimos, sin embargo, en la época moderna se ha incluido a la alimentación un alto consumo de los alimentos industrializados, favoreciendo así el aumento en la frecuencia de la población de todas las edades con obesidad. Por ello, es importante eliminar los alimentos industrializados e incluir alimentos ricos en propiedades nutricionales.

“Las semillas” son alimentos orgánicos que han tenido gran impacto en las dietas recomendadas en la modernidad, se encuentran repletos de nutrientes, como: proteína, grasas saludables, omega 3, calcio, hierro, vitaminas, fibra y magnesio. A continuación, se mencionará un listado de cinco semillas más utilizadas en la alimentación mexicana y sus beneficios en la salud.

Semilla de chía: posee proteínas de alta calidad, tiene un alto poder antioxidante disminuyendo el riesgo de presentar cáncer, además de ser un alimento rico en zinc siendo un nutriente importante para el funcionamiento del sistema inmune.

Semilla de girasol: es una semilla rica en ácidos grasos mono y poliinsaturados, estos ayudan a reducir los niveles de colesterol malo y aumentan el colesterol bueno en nuestra sangre, además de ser rico en fibra ayudando al tránsito intestinal, también tienen otros nutrimentos como potasio, fosforo, magnesio y calcio que son importantes para el sistema nervioso.

Semilla de sésamo: además de ser un alimento utilizado como aceite comestible, es rico en ácidos grasos, reduce los niveles de colesterol malo y aumenta el colesterol bueno, es una gran fuente de proteína y contiene nutrimentos como flavonoides antioxidantes con propiedades para prevenir el cáncer y muchas enfermerdades.

Semilla de quinoa: la quinoa es una semilla comestible, contiene aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales como el hierro, calcio, magnesio, fósforo, potasio, cobre y zinc. Un alimento muy completo para deportistas y todos, ya que ayuda a relajar los músculos, tiene funciones antioxidantes que evitan células de cáncer, fortalece los huesos y disminuye los niveles de colesterol en sangre previniendo enfermedades cardiovasculares como: diabetes, hipertensión, insuficiencia cardiaca, entre otras.

¡A comer semillas y fortalecer la salud!

(0 Votes)

David Izazaga

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural